Blog - GoooUp
57348
page-template,page-template-blog-masonry,page-template-blog-masonry-php,page,page-id-57348,qode-core-1.2,ajax_fade,page_not_loaded,,pitch child-child-ver-1.0.2,pitch-ver-2.2, vertical_menu_with_scroll,smooth_scroll,grid_1300,blog_installed,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive
 

Blog

Blog

Hoy, escribo estas líneas, inspirada por un magnífico cuento, que he leído esta mañana mientras desayunaba y que una magnífica persona le regalo ayer, a mi hijo pequeño.

El cuento se llama ¡Bonita es la vida!, está escrito por Ana Eulate e ilustrado por Nívola Uyá y se inspira en una historia que Silvia Flórez, la fundadora de la Fundación Vipeika, le contó a la autora.

La historia es ésta; un día un misionero iba en su jeep por los caminos de Pokot, al norte de Kenia, cuando decidió realizar un alto en su camino, para comprar en un poblado. Tres niñas se aproximaron para ver reflejada su imagen en el espejo retrovisor del automóvil y presumir de sus collares y de sus pinturas. El misionero, comentó a una de las pequeñas, ¡que bonita eres! Y la niña sonriendo le contestó: – ¿Bonita yo? ¡No! ¡Bonita es la vida!

Si, una niña pequeña en África, dice sonriendo. ¡Bonita es la vida!, cuando esa vida es una vida de carestía de lo más imprescindible para la vida, véase comida, agua y cobijo, que tendremos que decir nosotros, con nuestras vidas en el primer mundo, en donde tenemos de todo y más.

Yo no he escuchado que nadie a mi alrededor ni a mi misma, decir sonriendo ¡Bonita es la vida!, y si somos capaces de parar un momento, sólo un momento y tomamos conciencia de cómo es nuestra vida, seguramente que podamos decir, ¡Bonita es la vida!  Porque desde la conciencia viene la gratitud, viene el agradecimiento de todo lo que tenemos, y de todo lo que somos.

Porque a la vida hay que amarla nos traiga lo que nos traiga, como se ama a un hijo, al que no solo queremos cuando saca buenas notas sino también cuando viene borracho a las 5 de la mañana o cuando descubrimos que nos ha mentido.

No podemos sólo amar a la vida cuando se porta bien con nosotros, eso sería injusto para ella, y creo que la vida es justa, trae a nuestras vidas aquello que necesitamos aprender, y a veces es doloroso, si, es verdad, pero si no amamos a la vida con sus luces y sus sombras no podremos amarla tal y como es, y no podremos decir aquello que era tan claro para la pequeña y sabia niña africana, bonita es la vida.

Gracias pequeña y sabia niña africana, allí donde estés, gracias por la lección de hoy.

 

 

 

 

 

 

Ni-Ni

Según la definición de Wilkipedia el término nini ( ni estudia ni trabaja) es un término considerado ofensivo por algunos sectores, equivale al acrónico en inglés NEET, not in employment, education or training, o sea...

Read More

Tan fácil y tan difícil

Encontrar la conexión entre el “ser” y el “hacer”, se perfila como el verdadero punto clave en el liderazgo del siglo XXI, y como el reto humano al que nos enfrentamos si realmente queremos preservar...

Read More