Del recycling a la saturación - GoooUp
58216
post-template-default,single,single-post,postid-58216,single-format-standard,qode-core-1.2,ajax_fade,page_not_loaded,,pitch child-child-ver-1.0.2,pitch-ver-2.2, vertical_menu_with_scroll,smooth_scroll,grid_1300,blog_installed,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive

Del recycling a la saturación

                                                     

 

 

Este artículo arranca con un poco de historia de cómo se instaura el coaching en nuestro país, analiza cómo era el mercado del coaching en esos años y como es la situación actual y los requerimientos necesarios para abordar el coaching tal y como se nos perfila en la actualidad. Un mercado que precisa de nuevos retos y nuevos enfoques para poder seguir manteniendo la profesión en su máximo estándares de rigor y calidad y contribuir a que cada vez, nuestra profesión sea más conocida, entendida y extendida.

 

 

 

El coaching aparece en el panorama laboral hace muchos años en el mundo anglosajón, a finales de los años 90 aproximadamente. Pero en España, en aquella época ni siquiera sabíamos pronunciar su nombre. Tuvimos que esperar unos años más para que se empezara hablar de coaching en nuestro país.

Al principio, el coaching en España, estaba totalmente centrado en la empresa y en el desarrollo de directivos de alto nivel, los que podían acceder a tener un coach eran los menos, fundamentalmente CEOS de grandes compañías que tenían que potenciar habilidades de liderazgo.

Poco a poco el coaching empieza imponiéndose en nuestro país con un cariz fundamentalmente empresarial.

Es en ese momento, cuando las primeras escuelas de coaching empiezan aparecer y el interés que despiertan es importante entre profesionales vinculados a las empresas y que han sido conocedores  a través de éstas, del impacto que tiene un proceso de coaching.

En el 2007 comienza una gran crisis a nivel económico en este país, que hace que muchas personas sean despedidas de sus puestos de trabajo, los eres, las regularizaciones estaban a la orden del día. Esto conllevo, que gente con mucha preparación profesional tuviera que buscarse otro trabajo o se interesase por comenzar un nuevo camino en su andadura profesional.

Las escuelas de coaching en donde te podías formar entonces, eran bastante pocas, no tenías todas las opciones que se tienen hoy en día, algunos programas se traían de fuera directamente y tenías que acceder a ellos en lengua inglesa.

El encontrarte con el coaching y sentir el impacto de que éste tenía en ti, y el saber que haciendo coaching podías acompañar a otras personas en la consecución de sus objetivos y en su transformación unido a la situación tan incierta a nivel laboral que se planteaba en esos momentos en nuestro país, es lo que hizo que muchos de nosotros nos recicláramos como coaches y empezáramos hacer del coaching nuestra gran pasión y a la vez nuestra forma de vida.

Ese “recycling”  no fue fácil a veces, algunos lo tuvieron más fácil puesto que provenían de un puesto vinculado a recursos humanos o formación de grandes empresas y tenían un mayor conocimiento del mercado, pero otros nos reciclamos desde cero, desde background empresariales sí, pero que nada tenían que ver con el desarrollo de personas.

En esos momentos se empieza a escuchar un término nuevo hasta entonces en nuestro  vocabulario, emprendimiento, término que fue necesario entonces, ya que con la situación laboral tan complicada un país que hacía aguas a nivel económico, parecía la única salida que se planteaba en el mundo profesional y que supuso un revulsivo a nivel cultural para un país que había fomentado durante generaciones que lo más importante era conseguir un buen puesto de trabajo en una empresa y quedarte en ella para el resto de tu vida, como garantía de estabilidad y de  profesionalidad.

Luego, no sólo tuvimos que aprender a ser coaches y formarnos en esas pocas escuelas que estaban disponibles sino que también tuvimos que emprender.

En ese emprendimiento, la labor comercial, se constituyó como la base fundamental de poder constituir nuestros negocios de forma sostenible.

Tuvimos que aprender de nuestros fallos, que fueron muchos y de nuestros éxitos que fueron algunos, de forma totalmente autodidacta.

Teníamos algo a nuestro favor, y era que éramos los pioneros en esta profesión. En el mercado no había tantos coaches como hay ahora y eso constituía nuestra mayor ventaja.

.

 

 

 

 

¿Y qué está pasando ahora, unos diez años después?

 

Pues que el coaching se ha extendido de forma considerable, que ya no somos cinco gatos los que nos dedicamos a esto, que cada vez se conoce más ,fuera de los ámbitos empresariales, cosa que me alegra y de qué manera.., pero como el equilibrio es difícil de conseguir en los mercados, ahora podríamos decir que empezamos a vislumbrar las primeras dosis de saturación del mercado, hay mucha oferta de coaches pero la demanda de clientes no ha aumentado de la misma forma.

Esto está teniendo un impacto en los coaches más veteranos y en lo más nuevos y por supuesto en el sistema.

Con esto no quiero decir que ahora sea más difícil vivir del coaching, esto sería un juicio por mi parte, sino simplemente que hay una situación diferente, ni mejor, ni peor, sólo distinta.

Pero esta situación requiere que se mire a esta profesión de una forma distinta, no sólo desde el propósito que nos une a todos, de tener un impacto en este nuestro mundo acompañando a las personas a que consigan aquello que quieren para sus vidas, sino también una visión más de business, más de negocio.

Si realmente quieres llevar al mundo tu propósito como coach tienes que crear tu negocio de coaching, para que éste sea el vehículo que propague tu propósito.

En este momento el mercado está pidiendo coaches, que se especialicen, que se focalicen en un nicho, que se sepan vender como el producto que son, que sepan definir que les hace único y especiales y diferenciables en un mercado que está tendiendo a la saturación y sobre todo que sepan creer en ellos mismos y que sean persistentes en su pasión.

Hay mucha gente que me pregunta, ¿pero se puede vivir del coaching? Y mi respuesta siempre es la misma   , va a depender sólo de ti.

Este negocio no es ni mejor ni peor que otros, será lo que tú quieras que sea, como lo fue para quienes nos dedicamos a él hace ya unos cuantos años, pero si, necesita que ampliemos nuestro enfoque de profesionales al servicio de nuestros clientes  a hombres y mujeres de negocio que vencen sus miedos y superan retos para conseguir negocios sostenibles que cambien el mundo.